Según los científicos del ISC, la sobrepesca amenaza a la especie en todo el Pacífico

Japón se fija en el sistema de gestión de Balfegó e ICCAT como modelo a seguir para recuperar los stocks de atún rojo en sus caladeros  

Madrid, 22 de diciembre de 2019.- El sector pesquero japonés fija su atención en los resultados obtenidos por el plan de recuperación del atún rojo establecido por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) en el Mediterráneo, así como el sistema de gestión y trazabilidad desarrollado por la empresa Balfegó. Para el sector pesquero nipón son un modelo a seguir para recuperar los empobrecidos stocks de esta especie en el Pacífico y en concreto en los caladeros del Mar de Japón.

De hecho, el modelo ha ido ganado peso en aquel país, hasta el punto de que una televisión nacional nipona (Tokio Televisión), ha pasado varias jornadas visitando las instalaciones de Balfegó en Tarragona para conocer de primera mano al cuerpo directivo y los trabajadores del grupo, así como la filosofía, los sistemas de trabajo, seguimiento y control e infraestructuras de la empresa. El resultado ha sido un extenso documental sobre el modelo de gestión de atún rojo del Atlántico y su posible aplicación a la problemática de esta pesquería en las aguas del Pacífico.

El documental japonés, además de testimonios directos de Pere Vicent y Manel Balfegó, así como de la descripción del sistema de cuotas establecido por ICCAT, pone especial énfasis en las medidas de control, como la presencia de observadores independientes a bordo o las cámaras estereoscópicas que permiten determinar el peso de los ejemplares con más exactitud y vigilar las labores de pesca y el traspaso de los atunes capturados entre piscinas.

La recuperación de los stocks de atún rojo del Mediterráneo y el Atlántico oriental (Thunnus Thynnus), que ha quedado constatada y ha sido ratificada por el comité científico de ICCAT, además de ser corroborada por el breve lapso de tiempo que están precisando las flotas europeas –y en concreto la de Balfegó- para capturar sus cuotas en las últimas temporadas, ha derivado en un paulatino incremento de cupos de pesca de atún rojo, decretado por ICCAT desde 2018 y hasta 2020, y en un plan de gestión que es ahora objetivo para los japoneses. 

Para Juan Serrano, director general de Balfegó, “el plan de recuperación decretado por ICCAT en 2008, que tanto esfuerzo ha costado al sector en general y a nuestra empresa en particular, ha sido un éxito y la especie está plenamente recuperada”. La gran cantidad de ejemplares existentes acorta el tiempo necesario para las capturas, aunque también inciden en esta reducción de los tiempos de pesca las inversiones realizadas por Balfegó para agilizar sus procesos de captura, transbordo y transporte a sus piscinas de acuicultura en L’Ametlla de Mar. Todo ello se traduce además en un aumento palpable de la eco-eficiencia de la flota y una reducción de su impacto medioambiental.

 

 

“>