Balfegó, primera empresa del sector pesquero en España que logra la certificación de AENOR por sus protocolos frente al COVID-19 Ver certificado
Traceability QR Code
¿Conoces el origen de tu atún Balfegó?
Debes insertar el código para continuar

Certificación de conformidad con la sostenibilidad ambiental, la trazabilidad, la autenticidad y las buenas prácticas de manipulación relativas a anisakis

Sostenibilidad medioambiental

La sostenibilidad medioambiental se ha evaluado en base el seguimiento del plan de ordenación de ICCAT para el atún rojo en el Atlántico este y el mar Mediterráneo en todas las fases de nuestra actividad, habiendo sido auditadas las fases de pesca extractiva, transporte del pescado a la concesión acuícola, engorde, extracción y comercialización.

De igual forma, se ha considerado la sostenibilidad de la actividad acuícola des de la vigilancia ambiental que se lleva a cabo para controlar que la afectación del medio marino por nuestra actividad sea compatible con el mismo.

Pesca extractiva

Se ha verificado el registro a la autoridad competente de todas las embarcaciones involucradas en el proceso, tanto las embarcaciones de pesca como las embarcaciones remolcadoras del pescado a la concesión acuícola. Igualmente, se ha verificado la cuota de pesca asignada a cada embarcación y su gestión durante todo el periodo de pesca.

A nivel de las capturas y las operaciones previas de transferencia y transporte a las piscinas acuícolas, se ha auditado que se hayan realizado acorde a las autorizaciones para cada embarcación y que las comunicaciones con la administración competente referentes a estas operaciones se hayan realizado dentro de los tiempos convenidos en la normativa.

Fase de engorde

Se ha auditado la información transmitida a la autoridad competente previa a cada introducción a las piscinas acuícolas. Igualmente se ha constatado la verificación por parte de un inspector de pesca y por un observador independiente designado por ICCAT de todas las introducciones en las piscinas acuícolas, tanto en el número de ejemplares como en su peso medio.

También se han verificado las extracciones de pescado de las piscinas y que las mismas hubieran sido verificadas por un observador independiente designado por ICCAT en cuanto al número de pescados extraídos y su peso.

Por otro lado, se han auditado las notificaciones de desembarque de pescado a la autoridad competente, obligatorias como mínimo 4 horas antes del mismo, con el fin de verificar que las mismas se hayan realizado dentro del tiempo establecido.

Finalmente se han constatado las declaraciones de extracción de pescado, que hayan sido efectuadas como máximo 48 después de la propia extracción.

Vigilancia ambiental sobre las actividades de acuicultura

Se ha auditado el plan de vigilancia ambiental de la concesión acuícola y los informes derivados del mismo, así como la capacitación técnica de los profesionales encargados de su realización.

Por otro lado, se ha constatado la definición de indicadores y objetivos dentro del mismo plan de vigilancia ambiental y la consecución de los mismos.

Igualmente, y no menos importante que el resto de puntos, se ha verificado que existe un procedimiento que asegure que las vísceras del pescado eviscerado en la cubierta de la embarcación de la concesión acuícola, es transportado a tierra mediante un contenedor estanco. Finalmente, se ha verificado que estas vísceras se gestionan adecuadamente a través de un gestor autorizado.

Trazabilidad

La trazabilidad es sin duda un punto clave dentro de esta certificación. Con la implantación en el año 2008 del sistema de trazabilidad individual por pescado, nos posicionamos como pioneros dentro del sector pesquero en sistemas de trazabilidad de producto. Al mismo nivel, la información relativa a las analíticas efectuadas sobre producto que proporcionamos a nuestros clientes en el mismo momento que se consulta la trazabilidad, es uno de los mejores ejemplos de transparencia que podemos aportar de nuestra actividad.

Se ha auditado el procedimiento de identificación y de trazabilidad de producto des de la entrada del pescado en las piscinas acuícolas hasta el cliente final, pasando por las distintas fases de procesado y la introducción en las mismas de materias primas y auxiliares. En este sentido se ha comprovado la trazabilidad individual por pescado y el sistema de publicación de los datos de trazabilidad por lote, incluido el eBCD, y las pruebas analíticas correspondientes.

Dentro de este ámbito, también quedó auditada la trazabilidad de la alimentación subministrada al pescado, de manera que se verificó el origen de las partidas subministradas a los animales, constatando el tipo de alimentación exclusivamente a base de pescado, sin pienso ni aditivos de ningún tipo.

Autenticidad

Los fraudes dentro de la cadena de comercialización del atún rojo y especies afines son comunes. El hecho que una gran parte del producto que llega a los consumidores finales esté en formato cortado propicia que se comercialicen especies que no son las que se identifican en la etiqueta comercial aprovechando la gran similitud en ellas. De aquí que se consideró importante como un ejercicio de diferenciación dentro del mundo de la comercialización de túnidos, certificar la autenticidad del producto.

Después de realizar un análisis de riesgos en cuanto al fraude dentro de la comercialización de nuestro producto, se determinó la necesidad de la realización de pruebas de ADN del producto que comercializamos como verificación de la autenticidad del mismo. Dicho plan de análisis ha sido igualmente auditado.

Buenas prácticas de manipulación relativas al anisakis

No se ha constatado nunca la presencia del parásito Anisakis en músculo de atún rojo. En el caso de que estuviera presente en vísceras, la práctica de eviscerar de inmediato los animales tras su muerte sumado al hecho de que el grosor del peritoneo en los pescados de gran tamaño dificulta la migración del parásito, cabría una muy baja probabilidad de encontrar Anisakis en las partes comestibles del atún.

Estas buenas prácticas implantadas durante todo el procesado del producto han sido auditadas para verificar que, si bien no se puede categorizar el atún como libre de Anisakis porque proviene del medio salvaje, se aplican buenas prácticas para evitar la presencia del parásito.

Paralelamente a las buenas prácticas de manipulación, se ha constatado que en el proceso de alimentación sólo se utilizara pescado congelado según los requisitos definidos en la homologación de nuestros proveedores de alimentación.

Finalmente, y según el análisis de riesgo efectuado para evaluar el nivel de probabilidad de la presencia de Anisakis en producto, se analiza dentro de una periodicidad definida la presencia de Anisakis mediante técnicas de biología molecular.